domingo, junio 24, 2007

Mi marido



Sí, Juan González Loría es mi marido. Nos casamos pensando que la luna es de queso. Y vea señor, al principio todo era una luna llena, pero luego se nos fue vaciando.

Yo conozco bien a mi marido y sé que si aquí estuviera se acordaría del vestidillo que me arrancó allá, en Puntarenas, con ese me conoció un domingo y desde ahí no pudo quitarme la vista. Pero como le decía, todo sucedió una tardecita de esas, en que el sol se pica y de pronto se esconde. Me dio un calor y después un escalofrió de esos bravos que hay que quitarse de encima. Así, le parí tres hijos, dos morenos y uno machito. Pero ni eso lo sensibilizó. Siguió siendo el mismo, las mismas manías, las mismas palabras, las mismas manos y luego ¡las putas promesas que me tenían harta!

Es que mire señor, vivir con Juan, con mi Juan, nunca fue fácil: primero las caricias jadeantes y luego la sangre hervida, más tarde el sexo de una hora y por último la escena que tanto temía. Más de una vez al hospital y nunca dije nada. Me venía con aquella vergüenza de que me vieran los chiquitos o mi madre. Y luego mis excusas, que Juan es bueno, que Juan me ama, estúpidas mentiras que nade creía. Pero es que señor, yo lo amaba porque al verlo me temblaba el cuerpo y me paralizaba, eso sólo el enamorado lo siente, porque a mí me enseñaron que el amor es una parálisis completa y con Juan yo la sentía.

Usted dirá señor, que mi relato no lo convence pero si Juan esta ahí, donde lo tienen, es porque se lo merece. Eso le pasó por posesivo, por grosero, por abusivo. Nunca me dejó tener viada propia, ni amigas, ni diversiones, sólo cocina y cama, chiquillos y cocina. Así me desenamoré.

Luego me puse rebelde y me escapé por un tiempo. Lo malo fue que nos encontró. Le vi una furia incontenible en los ojos. Sin duda, no entendió mis razones ni las de mi compañero aquí presente. Se me vino encima y no tuve más remedio... la sangre, su grito y de nuevo aquel terror al verlo chispeante, por ese terror señor, es que decidí venir a verlo, a entregarme…

Y le pido, señor juez, que lo deje ahí en esa cama fría y que se pudra. Ya yo no lo recuerdo como antes y mis hijos entienden lo que he hecho. Haga de mí lo que quiera y que Dios me ampare.

15 comentarios:

RoCo dijo...

Hola Chica!!! aquí volando, por casa te dejaron una tarea..
Pórtese bien. Saludos :-)

wílliam venegas segura dijo...

En su texto, la idea de la parálisis como ironía (amor/violencia) está bien lograda. Este es tema que nos obliga a salir de la parálisis social y me gusta el estilo costumbrista con que usted lo maneja. ¡Ah! X-Woman, ahí andan los cuatro fantásticos en proporción patriarcal de 3 hombres y una mujer, tenga cuidado, cuidado la paralizan; para peores –en la película– el hombre fantástico piensa; la mujer fantástica solo quiere casarse. ¡No es broma! No es una película tan inocente

Argonauta dijo...

Escalofriante por lo real de la situación que describes. Sólo que desgraciadamente en la mayoría de los casos son ellas las que acaban en la cama fría.
Besos.

Literófilo dijo...

Aplausos otro texto de calidad de mi querida Marcela, siempre buena, besitos.

contentera dijo...

bueno pasaba por aqui, y como siempre, despues de un tiempo fue una delicia haber leido el blog.

un saludo y hasta la proxima.

Johanna dijo...

triste suerte. no?

cuando yo pensaba en casarme jamas temi que eso me pasara. ahora que ce odese fuera al hombre quehabia elegido para ser mi esposo, me doy cuenta que tarde o temprano habriamos llegado a algo asi.

muy buen cuento!!

te quiero.

mmuuaacckkk!!

Johanna dijo...

veo desde

P-R-Gri-X dijo...

muy bueno... lo malo es q es una realidad... cuando vamos a cambiar...

saludos desde el cafe...

Malasombra dijo...

Lo bueno es que no es ficcion; lo malo, es que pasa a la vuelta de tu casa, a la vuelta de mi casa.
Saludos.

wílliam venegas segura dijo...

X-Marce: tiene razón con lo que usted apunta en mi blog: si algo no se le ve nada positivo, por lo menos verle lo agradable, por lo menos en cine, no en realidades como las usted "literaturaliza" en su blog. El asunto es que la subordinación que uno le ve a la Mujer Invisible ante Mr. Fantástico, en la peli, queda en muchas y muchos jóvenes. w

Athan dijo...

Hola, mira que es la primera vez que me aparezco por aquí tu blog y me ha encantado.
Este texto en especial me deja pensando.
Recurrimos consonantemente a la culpa, muchas veces, aunque parezca todo lo contrario, hacia nosotros mismos. A veces es tiempo de darnos una oportunidad a nosotros mismos.
Me imagino bien que, de ser mi caso, habría pensado lo mismo. Y es que esa rebeldía tenía razón de serlo. Somos humanos.

Pasare por aquí seguido, ya que me ha gustado mucho tu forma de escribir.
Te dejo mis saludos.

Hombre Azul dijo...

Mi querida mujer X.
Solo bueno este texto y siempre con tu línea sangrienta y mortal!!!

Me encanta lo que haces..

Leonardo dijo...

veo que la señorita x es una escritora muy reconocida en el cybermundo. no sabe cuánto me alegra eso! es que la calidad no puede dejar de apreciarse.

pasaré por aquí seguido también.

xwoman dijo...

jejejejjeje "escritora"?

jaja gracias, eso lo tom0 con un halago, claro señor que yo soy mejor en otras cosas que en esto de las letras, créame.

saludos, acá es más que bienvenido!
;)

El Buhonero Venezolano dijo...

Las neurotrofinas, son unos químicos considerados mensajeros de la pasión, son abundantes en las primeras etapas de la relación y tienden a disminuir luego de un par de años para dar paso a la oxitocina, la molécula de la “ternura”. Los amantes juran que sus sentimientos son eternos, pero las hormonas cuentan otra historia... pienso q mas q escritora es tu lado humano/musa... q mezcla... y tal cual como dices "MEJOR EN OTRAS COSAS"... te creo... saludos abrazos yyyyy....¿orejas?