lunes, noviembre 26, 2007

Ven


Recién me entero,
entre calles eternas
y ventanas oscuras,
que el dolor es
como el polvo acumulado
en nuestras manos.

Ven,
lagrimea pronto...
unge
mis heridas.

4 comentarios:

Leonardo dijo...

pronto sanarán,
y ni las cicatrices
recordarán que el
dolor tan sagrado
fue también
secreto.

Nigger dijo...

Tus versos, sean cortos o largos siempre te dejan pensando muchas más cosas.

Saludos

Amorexia dijo...

Ya sea que esas lágrimas unjan o laven, la alegría es un poco de viento que huele a lluvia. Excelente texto como siempre amiga.

El Buhonero Venezolano dijo...

es rico leerte de nuevo y ver como conservas la intimidad del sentir sin obstaculos y sin limitaciones mentales... mil y un cosas me han ocupado, espero q ya en unos dias retomar los blogs amigos y poder leerlos, nutrirme y aprender otra vez, abrazos...