domingo, enero 06, 2008

Lluvia en enero

Lluvia
una incontable insaciedad de gotas
más humedad
sin preguntas
dentro de la casa
pero en la estancia,
el verde
arde sobre nuestra piel
y el llanto de las nubes
ya no es lastimero.El agua nos invade
y en los ojos
también se llenan
los sentimientos
como golpes
que entristecen la noche
sin que el alma sucumba.

Fuertes. Eso somos
porque los débiles
están sujetos a sus desdichas
y cuando más hondo es el río
los pasos se vuelven intangibles.

Sí, quizás, no.
Es posible que las eternidades
existan
y la fantasía
realmente no opaque la realidad.
En el mundo de los sueños
también llueve,
el cielo pretende partirse
sin más remedio que el olvido
Y después de cadenas rotas
pasos dados
pensamientos que se hilan
-por gracia
o tiempo-
renace la calma
mientras transitamos el sendero
que tú
yo
hemos elegido.

2 comentarios:

Nigger dijo...

Me encanta la lluvia y en lo personal lo asocio con la abundancia, sobre todo por las constantes sequías en el norte de mi país. Me gusta la lluvia y a mí, me hace feliz.

Saludos

Amorexia dijo...

Amiga, somos agua, y hasta el espqritu viene de un oceáno cósmico, por eso el amor es agua. Muy bueno como siempre, saludos desde mi hora mas oscura.