jueves, julio 30, 2009

Pero... todo bien.


Buenas noches.



Quizás sientas
amarrada tu espalda al destino;
es posible que hayan huesos
más pesados que la noche.

No sé si en mis dedos
se dibujan las mejores caricias
pero sé de placeres
a pesar del nimio fuego
de las noches.

No sé, me dirás,
que sabes mucho
y que el razonamiento
vendrá a mí cuando ejercite mis pasos
y descansen mis besos;
también, lo sé.

Talvés es que el ruín
amanecer de las flores
nos revela una desesperanza

Es posible que sientas
cómo nos ahoga el túnel
pero la luz siempre nos llama
desde su desafiante ojo.


2 comentarios:

Amorexia. dijo...

vuelves?

eres lña misma?

Bienvenida nueva mujer.

Deshora.

CaRo dijo...

Eso necesito ahora.. LUZ