miércoles, mayo 23, 2007

La "Mono-Cachetón"*


Durante mi adolescencia fui bastante gorda (olvidemos el gordita, eso no aliviana las verdades) Nunca fue fácil, muy pocas veces agradable y básicamente no fue para nada una experiencia enriquecedora. Sin embargo, aún con ese "pequeño" gran detalle, no tuve problema alguno para socializar. De hecho, mis amigos más ítimos los gané durante esa época.

Respecto a mi apariencia, nunca recibí un desprecio o una grosería de parte de mis compañeros o amigos queridos. Curiosamente (¿curiosamente?) las insinuaciones sobre mi peso y mi aspecto las hacían algunos familiares. Pero de nadie escuché un improperio o apodo malsano o grosero.

Recuerdo que me decían "gordita" "chelita", "marcelita" porque siempre fui la -ITA en todo, parecía institución de bien social, ayudando, de acá para allá con las broncas amorosas de mis amigas y las historias burdas de mis compañeros.

Así, los apodos nunca resultaron un asunto tenebroso para mí....hasta hoy.
La (tu) "Mono-Cachetón".

Y es que no es un apodo inocente, no es un apodo espontáneo, no es un apodo jocoso, no es un apodo simpático, no es un apodo amistoso, no es un apodo carismático, no es ni siquiera un apodo brillante!

Es un apodo cruel, porque su intención es cruel.

"Y qué importa si te dicen "misa". Las cosas se toman de quien vengan" Dice la gente; dicen los que te aman para que no te sientas mal. Sin embargo, no siempre es fácil (hay días cansados en donde una mosca parece dinosaurio) afrontar que alguien que no me "suma ni me resta" diga algo así.

Y pienso en la Tolerancia, pienso en MI tolerancia, en SU tolerancia, en la NUESTRA. ¿Por qué alguien te lastima sin razón? ¿O la hay, sin darte cuenta, existe esa razón recóndita, secreta?

¿Qué sentimiento escondido hay detrás de un apodo hiriente? ¿A quién hiere?, ¿al que lo recibe o al que lo lanza como un latigazo certero sobre la espalda? ¿Por qué nace? ¿Cómo muere? ¿Lo mata el receptor? ¿Matarlo mata? ¿Sufrirlo es perder el tiempo? ¿Y los sentimientos, quién los aplaca? ¿Qué siente el emisor? ¿Se complace en la burla? ¿Disculparse (ja!) lo aminora? ¿Sirve de algo disculparse o disculpar palabras sin valor, destructivas? ¿Para qué escribo esto, por qué lo hago?...

¿Estoy molesta? . ¿Sirve de algo estarlo? No. ¿Vale la pena? No me importa.

La tarde es cálida. Las chicharras se escuchan hirientes a través de los árboles. El calor parece aplacerse. Ni hambre, ni sueño, ni descanso...pero la "Mono-Cachetón" tiene mucho trabajo acumulado y el tiempo es oro.

L_M
Nota 1: Al parecer no es "MONO... es "GNOMO CACHETON". Gracias.
Nota 2: NO necesito escribir esto para que la gente venga a REAFIRMAR ninguna autoestima, menos la mía. El apodo no tiene que ver con mi apariencia física... lo que se menciona en los primeros párrafos no sobrepasa mi vida actual. Respecto a mi forma de ser, muy pocos me conocen fuera del blog. Los que me conocen DE VERDAD son los que sabrían "juzgarme" ( y ni eso) mejor.
Nota 3: Mis estimados lectores (esto es para ustedes): De ninguna forma este texto es una manera de parecer una doncellita en peligro, eso queda para las Greta Garbo. Les agradezco montones sus comentarios.

15 comentarios:

Johanna dijo...

lo que soy yo, tengo muchos apodos para ti.

la Marcelita, la bonitica, la dulcecita, la buenita, la rubiecita....

a palabras necias, oidos sordos!

tu no te hagas lio y no te dejes siguiera molestar por una palabra mal intencionada. pa una de esas mil de estas:

Marce es un solecito Marce es un solecito Marce es un solecito Marce es un solecito Marce es un solecito Marce es un solecito Marce es un solecito Marce es un solecito.

besitos!!

xwoman dijo...

jsajajajjajajajaja
Vamos a volar mariposita, vamos!
:)

Saludos.
No, no me molesta. Sabes, escribir me hizo bien, y es que hoy "una mosca parece dinosaurio".

El Buhonero Venezolano dijo...

Bueno no se que decirte, es decir se supone que uno piensa algo inteligente y da su apoyo, pues fijate yo hace mucho tiempo pase a formar filas de la GENERACION DEL TEFLON: NADA SE ME PEGA TODO ME RESBALA, quizas quieras unirte... abrazos

Victor dijo...

Yo sobreviví a que me llamaran "Morsa" durante mucho tiempo. Sé cuanto molesta esa clase de apodos que buscan ofender. Tenés derecho a enojarte y que bueno que lo hayas logrado expresar. Si de algo sirve, te dejo esta idea:

A palabras embarazosas, oídos anticonceptivos.

Saludos

Victor

NihilEgo dijo...

a mi me decían Rapunsel. desde muy pequeño sufrí las crueles burlas de mis compañeros, por usar el pelo largo, por ser distinto, por cualquier estupidez. me molestaron mucho, y eso caló hondo. mucho de mi postura antisocial ... de mi indiferencia y casi odio por la humanidad radica en ello. es horrible. yo entiendo. yo sé, lo viví. y haberlo vivido me forjó de cierta forma que lo mas probable no sería así hoy si no lo hubiera vivido jamás.

qué te puedo decir, Marcela? los que te amamos te amamos sin adjetivos, lo que digan los demás ... bueno, tú decides que hacer con ello. e independientemente de lo que decidas hacer, los que te amamos estaremos aquí, apoyandote, acompañandote, y queriéndote por sobre todo.

Estamos, tiquita, Estamos.

Nigger dijo...

Sé a qué te refieres cuando te dicen apodos que no te gustan... yo tengo fácil, más de 40 o 50 apodos, aunque claro, el que predomina es "el Negro" que a pesar de no gustarme del todo, pues ya ni caso tiene tratar de evitar que me lo diga y prefiero mofarme yo mismo del apodo.

Y vaya que muchos de mis apodos son ofensivos, que de hecho la gran mayoría son para hacer burla de la persona que recibe el apodo, pero la forma de tomarlo es la que puede afectar o no.

La única probabilidad de que no te digan un apodo es ser totalmente indiferente a él, e incluso aparentar que te gusta... aunque eso no garantiza que no te lo vayan a decir nunca mas.

Y también concuerdo con tu comentario de que el escribirlo te desahogó... yo lo que uso para desahogarme de los corajes, injusticias, trabajo, etc, etc es el juagr squash... sirve bastante y te lo recomiendo.

Saludos

Desde un laberinto dijo...

La adolescencia y la búsqueda de los talones de aquiles de los otros es todo un clásico. Pareciera ser que uno necesita despreciar algo en el otro para no tener que autodespreciarse en esa mutación físico, psicológica y social que se da.
Las palabras no sirven de nada muchas veces, pero tu texto me hizo pensar en dos cosas que alguna vez leí y que me parece bueno compartirlas en este comentario.
Por un lado, para la autora de este texto, algo del genial Hermann Hesse en su "El lobo estepario:“¡Mejor aprenda a escuchar! Aprenda a tomarse en serio aquellas cosas que lo merecen y a reírse del resto.” Y, por otro lado, para quienes buscan esos puntos débiles en dónde atacar, algo de Edgar Morin en "Los siete saberes necesarios para la Educación del futuro": "Reducir el conocimiento de lo complejo al de uno de sus elementos, considerado como el más significativo, tiene consecuencias peores en ética que en estudios de física". Reducir a una persona a su color de piel, a su clase social, a su sexualidad, a su peso, a su altura, es una gran estupidez que, como dijo Morín, tiene graves consecuencias en la ética.
Un abrazo

bellaco dijo...

a mi me dicen el diablo vestido de frac, no sé

xwoman dijo...

ajajajajajajaja!!

Amorexia dijo...

Las cosas hay que tomarlas según de donde vengan. Cuando la gente pone apodos mal intencionados lo hace por que tiene envidia, lo hace por que es insegura y se sabe inferior que la persona a la que va a tratar de subajar con su apodo, por tanto es alguién que denota ser menos, empezando por su actitud, así que vos tranquila amiga, y recibe un abrazo de mi parte.

Literófilo dijo...

¿Mico malo no será ese Gnomo Chatón?

efedepe dijo...

jajajajaja tiquita linda!!!! ¿sabes? me hiciste reir, sí, ya sé que tengo el humor muy negro, pero me hiciste recordar todas las cosas que alguna vez me han llamado en mi vida (y probablemente me seguirán llamando, recordar cuando me importaban y ponía mi cara de poker como la llamo... reí feliz de tener la edad que tengo y haber aprendido que el problema lo tiene el otro y darme cuenta que con esos apodos es la otra persona quién demuestra su debilidad. ¿Sabes porqué me reí también? porque me imaginé que era la del arca de Noé la que te llamaba así, no sé quién haya sido, pero nada me sorprendería que hubiera sido ella ¡JAJAJAJAJA! ;)
¡TE QUIERO NINDA!
:)

p.d. : yo como el buhonero venezolano me declaro perteneciente a la generación del teflón ;)

xwoman dijo...

Na!! esa no se atreve nada, debe andar en alg{un diluvio! jajajjajajaj

;)
Besos maite!

Hombre Azul dijo...

Yo me acuerdo que tuve algunos apodos pero ya muchos se me olvidaron.
Uno de ellos nación cuando yo descubrí que tenía algun "pellejo" de sobra en los codos debido a las fracturas que tuve en ambos. Lo agarraba y lo estiraba para asombro de mis amistades de barrio. De ahí nació Pellejos uno de mis apodos de la infancia. Lo curioso de esto es que, fui yo el que me busqué el apodo jactándome de tan peculiar "cualidad". La verdad me hacía gracia y no me molestó. Otro apodo pero muy familiar es Chino.

Muchas veces los apodos son hirientes pero luego los recuerdas y te ríes de aquellos días que no volverán. Unos para bien y otros para mal.

Mi apodo para vos??

La profe!!!

xwoman dijo...

jejejejje
;)