miércoles, octubre 31, 2007

Exordio II

28.10.2007
Como dioses sabemos que las horas pasan, libélulas desocupadas. Sin ruido, números, ni lamentos. Las horas pasan y juntos alcanzamos el punto exacto, el momento justo, el vértice, el conjuro perfecto para desaparecer el miedo y seguir siendo tan poderosamente únicos.

4 comentarios:

Amorexia dijo...

Y el tiempo no deja de ser solo una percepción para entender las cosas.
No me canso de decirte lo genial de tus letras.

Hice un acuerdo de coexistencia pacífica con el tiempo, ni el me persigue ni yo huyo de él, algún día nos encontraremos... Mario Lago

Nigger dijo...

Me sigue gustando tu extraordinaria forma de expresar en otras palabras, sentimientos que de forma normal carecerían de interés.

Un beso y un abrazo.

Delirius Jeje Je dijo...

De eso se trata todo.... de desaparecer los miedos y que aparezcan los medios

Salu2

Manuel dijo...

Tener la capacidad de destruir el tiempo... y vivir aquellos momentos mágicos como si fueran eternos...