sábado, octubre 20, 2007

A todos los muertos III

Mueran como un perro
peor que un perro.

Muérdanme los sueños
el sacrificio
empañen mi Estar
prueben de mi sangre
su veneno
mientras las señoritas
toman el té
a la hora de mi muerte.

Beban de mis cristales
sabor a hierro
y terminen sus horas
donde ya jamás aparezcan.

Abran sus ojos
para que vean mi victoria
Subiré como el fuego
eterna llama
y ustedes demonios
tengan que morir
en el hielo-infierno-nada.
Tomaré mis lanzas
y las enterraré en sus pechos.
Olvidarán la sonrisa
los besos de sus labios
y el olor sexuado
que lastimaron
y dejaron en abandono
mis sentimientos.

Lloren sus pecados
sientan su pérdida
sufran su indecisión
o las noches de dolor
que tanto edificaron para él.

Arrodíllense temblorosos
hasta que el último aliento
quede plasmado como huella en mi memoria.

5 comentarios:

Leonardo dijo...

este sí que me gusta.
es una buena trilogía, con harto sentido.
felicidades, poetiza.

xwoman dijo...

Muchas gracias por los piropios mi fiel amigo Leonardo.

Besos para UD
:P

NihilEgo dijo...

Te amo Marcela.

xwoman dijo...

Yo a ti, NihilEgo

Amorexia dijo...

Somos bestias que aman!
tu blog es y sigue siendo...