jueves, mayo 22, 2008

Sacrificio


Las cosas no andaban bien y mi amante no parecía despertarse. Inquieto y sudoroso, estaba mojando la cama. No era mi malestar estomacal o la resaca de hace días, o esa desosegada noche calurosa. Era la conciencia lo que me estaba matando.

Manoseaba constantemente sus manos heladas y sus mejillitas de puta me resultaron insultantes. A medida que avanzaban las horas mi asfixia crecía y por más que hinchara los pulmones sentía que se me iba el alma.

Tanto amor desperdiciado. Yo no iba a cambiar nunca, ni por afectos, ni por tetas, ni por nada. Yo era como un tronco y tronco seré hasta que las malditas Erinias vengan a reclamar los placeres vendidos a tantas formas de miedo. Yo sería siempre el mismo monstruo y mis acciones, reflejos extraños de un yo escondido entre la gente.

Podía sentirla herida e impávida sobre mi cama; pensé en los sacrificios habituales para encontrar la luz o siquiera sentido a lo que soy, pero no obtuve respuestas. Luego de un esfuerzo absoluto por superar el silencio, decidí salir de madrugada a buscar otra oveja perdida.

4 comentarios:

Amorexia dijo...

La desazon y la incomodidad que nos causan los mismos despojos de nuestro accionar pueden ser lo peor en una noche incomoda, y un aliciente para continuar nuestra busqueda!

Tanto tiempo amiga! que vuelvan los encuentros en las letras!

Por cierto he cambiado mi dominio, ahora es www.amorexiacr.com por si gustas visitarme o actualizarme en tus links.

Saludos desde mi extraño paía.

Leonardo Azul dijo...

ok, lo estoy viendo medianamente claro. el problema con este texto es que le faltan referencias a los tiempos largos, carece a medias de las características que ya hemos mencionado. la mitad del texto es descriptiva de un momento específico, en vez de ser sugerente de momentos ya trancurridos o por trancurrir, entonces eso limita la temporalidad y cierra una historia que trata de salir a través de frases como "tanto amor desperdiciado" y "yo no iba a cambiar". si no me equivoco, esas son las dos únicas frases que le hacen pensar al lector que hay más historia detrás de la que se cuenta mediante la descripción de una temporalidad presente.

como siempre, el manejo de la psicología del personaje es impecable, eso es lo más fascinante de este texto, la psicología semiretorcida del protagonista. también tiene un manejo poético de ciertas imágenes metafóricas que lo hace muy agradable a la lectura -"superar el silencio"-, en contraste a la crudeza de otros términos que nos aterrizan mucho más -"tronco", "tetas", "puta"-.

no es un mal texto, lo que necesita es ampliar la linea temporal en la que se desarrolla mediante la sugestión de hechos más allá de los que se narran para ese momento determinado que se describe.

un abrazo, mi querida amiga! me alegra mucho que este escribiendo nuevamente! ya quiero leerle más!

Nigger dijo...

después de los elogios-criticas del comentario anterior solo me limitaré a decir: estuvo chido.

Saludos

Capitán Melcocha dijo...

Yo he sentido ese vacio un par de veces en mi vida. Sobre todo en un tiempo en que anduve de mucha fiesta y amores de paso. Es curiso, pero se siente a veces como que uno al entregarse en una cama, aunqeu sea sin mucho amor, va dejando partecitas del alma.
Quien sabe...