viernes, abril 05, 2013

Aquelarre





 
Desde que amaneció
no dejo de pensar en los felinos oscuros
de sus corazones

el martilleo de sus palabras sobre mis hombros
su insistencia
y esa debilidad de espíritu que solo
la da el deseo.

Veo, con sigilo,
sus dedos punzantes desvistiéndose
en un maullido casi hecho llanto...
y aquellos inesperados lechos 
en que se placen
mientras saboreo el fango 
que alimenta sus vicios.



Fuente de imagen: http://www.fondos12.com/data/media/3/big/gato-4982-1920x1200__wallpaper_480x300.jpg

1 comentario:

CaRo dijo...

Tanto tiempo! Gusto gigante volver =) Abrazo